Reflexologia Podal

La Reflexología Podal se basa en antiguos conocimientos donde sus principios teóricos son a partir del hecho de que, tanto en los pies como las manos, orejas y rostro existen pequeñas áreas reflejas que se corresponden con todas y cada una de las partes de los distintos sistemas y órganos corporales. Para practicar la reflexología el terapeuta sólo utiliza sus manos, empleándolas en forma de masaje específico en dichas zonas reflejas, mediante unas estudiadas técnicas de aplicación. Produciendo una mejora circulatoria, equilibrio corporal y emocional elevando así el sistema inmunológico actuando como medicina preventiva.
Las conexiones de los nervios, entre los órganos internos y zonas de la piel se está demostrando cada vez con más seguridad que tienen una relación real, esto es un hecho que vamos verificamos cada día aquellos que trabajamos con esta técnica.

A causa de ello, esta terapia pertenece en la actualidad a uno de los métodos más usados para ayudar a la recuperación de la salud, (y sin contraindicaciones) por la amplitud de profesionales de las Terapias Naturales, así como personas que la usan en forma de auto tratamiento, normalmente estas actuaciones individuales no suelen estar equivocadas. La Reflexología Podal, (y prácticamente el resto de las Terapias llamadas Naturales o Complementarias) pertenece a uno de los métodos de ayuda para la curación, que hasta ahora son aplicados en su mayor parte por profesionales de las Escuelas Naturistas y sus practicantes.

El tratamiento mediante la Reflexología Podal no es un descubrimiento de nuestro siglo. Hace mucho tiempo, la medicina alopática observo que la mayoría de las funciones corporales son guiadas por reflejos, los cuales en parte son innatos, en parte deben aprenderse durante la infancia. Sólo esta directriz automática (sin intervención de la voluntad) de muchas funciones vitales, libra a nuestra mente de la obligación continua de pensar y llevar a cabo por voluntad cada reacción y cada movimiento; está liberada entonces para otros (muchos más importantes) cometidos mentales.

También antiguamente la medicina alopática descubrió, que a causa de la organización originariamente en segmentos del ser humano, existen conexiones entre órganos internos y zonas de la piel. Estas son la causa de que dolores de los órganos se transmitan a nivel reflejo al sistema nervioso, y a las correspondientes zonas de la piel.
La Reflexología Podal en general aprovecha los conocimientos sobre las conexiones de nervios entre segmentos internos de órganos, músculos y piel, para influir a nivel reflejo, sobre enfermedades desde el exterior.

Tratamiento

La duración del masaje podal, se rige sobre todo, según las reacciones individuales de cada paciente y naturalmente también según el hecho de si sólo se influye sobre determinadas zonas o si son tratadas todas.Principalmente debe contarse con que la primera visita durará entre 40 y 50 minutos. Este primer contacto sirve principalmente para efectuar la exploración. El terapeuta obtiene de forma general y sobretodo a través del tacto de las zonas reflejas podales, su primera impresión sobre el estado de salud del paciente y detecta las zonas dolorosas. Más tarde la duración de las visitas dependerá de las reacciones del paciente respecto al tratamiento. Por regla general una aplicación tiene una duración de 20 a 25 minutos. La meta de la visita se ha alcanzado cuando el dolor en las zonas de reflejo, al presionar con el pulgar es claramente inferior o haya desaparecido totalmente. También el número total de sesiones es distinto. A veces son suficientes unas pocas para la curación, en ocasiones (sobre todo en caso de enfermedades crónicas) son necesarias 20 o más sesiones.